La pasiflora se utiliza en casos de insomnio, ansiedad, espasmos de la musculatura lisa (sobre todo de la musculatura gastrointestinal), en nerviosismo general y diversos estados de excitación, distonía neurovegetativa, epilepsia, en problemas cardíacos de origen nervioso (palpitaciones, taquicardias, extrasístoles), irregularidades circulatorias y de la tensión ligeramente alta.

Composición:

  • Passiflora incarnata L.
  • Celulosa microcristalina.
  • Estearato de magnesio.